Compostar el cuerpo humano, reducción orgánica natural

El compostaje de difuntos o reducción orgánica natural es una alternativa a la inhumación y la cremación convencional de un cadáver humano. De momento, este tratamiento sólo está legalizado en Estados Unidos, bajo la denominación de reducción orgánica natural o recomposición. En Europa hay una organización belga que lo demanda bajo la denominación conceptual de humusación o proceso de compostaje humano natural.

El compostaje del cuerpo difunto como método de tratamiento post mortem ofrece un menor impacto ambiental y permite en poco más de dos meses reducir el cadáver a compost o tierra fértil. Este método evita el uso directo de combustibles fósiles como sucede en la cremación y no consume espacio de la tierra como en un entierro en cementerio.

El compostaje también evita el uso de materiales intensivos en energía y materias primas como el hormigón para los nichos o tumbas o la madera noble empleada en los ataúdes de lujo que se utilizan a menudo en el entierro convencional o incluso en la cremación.

Un proceso sencillo para volver a la tierra
Compostador funerario de Return home
Recipiente para el compostaje diseñado por la empresa norteamericana Return Home.

La legalización del compostaje humano o reducción orgánica natural (NOR o natural organic reduction, en inglés) para cadáveres humanos como proceso funerario post mortem, ha estimuladola oferta del servicio por parte de diferentes empresas en los Estados norteamericanos .

Evidentemente, el compostaje humano utiliza considerablemente menos energía que el entierro en nicho o tumba de cementerio o la cremación y, como proceso permite una personalización más íntima del rito de despedida por parte de cada familia.

Los huesos son en gran parte una matriz fibrosa de fibras de colágeno, que impregnan el fosfato de calcio estructural. En ambientes cálidos y húmedos, las bacterias y los hongos son capaces de degradar la proteína de colágeno y el esqueleto se desmoronará en el transcurso de algunos años. El fosfato de calcio no es atacado por microorganismos, pero reacciona fácilmente con los ácidos húmicos, y por tanto. se descomponen más rápido en suelos turbosos (ácidos) bien aireados.

Tres Estados que han legalizado el compostaje y cinco empresas funerarias lo ofrecen
Compostador funerario de Earth
Recipiente para el compostaje diseñado por la empresa Earth ubicada en el Estado de Washington.

En el Estado de Washington operan tres empresas, Recompose, Earth y Herland Forest. Todas ellas han diseñado su propio compostador en el cual se crean las condiciones ambientales necesarias para transformar los cuerpos difuntos en suelo rico en nutrientes.

Esto se logra equilibrando cuidadosamente los elementos básicos que conforman la mezcla de carbono, nitrógeno, oxígeno y humedad. De esta manera se crean las condiciones perfectas para que los microbios naturales y las bacterias beneficiosas aeróbicas descompongan el cuerpo a nivel molecular.

Lógicamente, dado que el Estado de Wahsington fue el primero en legalizar el compostaje, esto ha facilitado que aparezcan empresas que compiten con Recompose, la iniciativa pionera e impulsora de la legalización del proceso denominado como reducción orgánica natural.

En el Estado de Colorado, el segundo en autorizar el sistema, operan dos empresas. La empresa Return Home lo denomina Terramation™ y como es habitual en el proceso de compostaje el cadáver humano, este se envuelve con alfalfa, paja, aserrín y se le insufla oxígeno. El proceso de compostaje durará unos dos meses.

El humus resultante se filtra en busca de elementos inorgánicos y se coloca en un otro recipiente para que repose otros 30 días. El hermoso suelo que se genera durante el compostaje queda entonces listo para usarlo como fertilizante en el jardín de la familia o para ser esparcido en una zona de bosque memorial.

La otra empresa ubicada en el Estado de Colorado es The Natural Funeral que denomina a su proceso de compostaje Chrysalis (Crisálida). Igualmente, esta empresa funeraria también ha diseñado su particular recipiente para tratar al cuerpo difunto.

Todas ellas argumentan que en el transcurso de unos pocos meses, la actividad microbiana natural convierte el cadáver en un suelo rico, orgánico y vivificante. Una vez que se completa el proceso de compostaje, se obtienen unos 2 metros cúbicos de suelo fértil.

¿Humusación o reducción orgánica natural?
Proceso de humusación
La humusación es un proceso de compostaje que prioriza la reconexión respetuosa y natural. Infografía de la Fondation MÉTAMORPHOSE.

La reducción orgánica natural o compostaje humano se basa en un proceso biotecnológico y por tanto se acelera la descomposición que se consigue en poco más de dos meses.

El cuerpo se introduce en un recipiente metálico giratorio que contiene materia vegetal que envuelve al cadáver y al cual se le inyecta aire húmedo templado para facilitar los procesos microbianos con oxigéno propios del compostaje.

La humusación, la iniciativa belga que lo propone, aunque se inspira en el proceso del compostaje, se lleva a cabo en contacto con el suelo (zona de vida de los humus).

Por tanto el proceso requiere de un espacio natural y no de un "compostador" y es algo más lento (unos doce meses). Los promotores argumentan que su proceso es menos intensivo en energía.

La humusación y la reducción orgánica natural o recomposición no se pueden considerar como sinónimos, aunque ambos se basan en el proceso del compostaje y, por tanto, tienen puntos en común.

En el proceso de humusación se obtiene un metro cúbico y medio de humus  o sustrato vegetal higienizado y fértil.

Al cabo de unos doce meses, el proceso de la humusación permite que los restos mortales del difunto se han transformado en 1,5 m3 de supercompost.

La familia podrá recuperar unos 15 litros (1 %) de este compost para plantar un árbol en un bosque memorial o lo que estime conveniente. El resto de compost se empleará como fertilizante para plantar árboles y regenerar suelos dañados y permitir la supervivencia de unos cien árboles por parte del promotor.

En la reducción orgánica natural el humus obtenido también se emplea como sustrato para la fertilidad de los bosques.

En ambos procesos al finalizar el compostaje hay que retirar las prótesis y los huesos (esencialmente fosfato cálcico) convertirlos en polvo que se puede mezclar con el fertilizante obtenido.

Legalizar el compostaje humano en Europa
compostaje humano de Return Home
El compostaje humano es una opción para el tratamiento post mortem de un cadáver, un proceso sostenible y ecológico. Imagen de la empresa Return Home.

Desde Funeral Natural creemos que sea un compostaje forzado (reducción orgánica natural) o en el propio suelo y como compostaje natural (humusación), lo que hay que legalizar en Europa es el compostaje humano como proceso de tratamiento post mortem.

A partir de su legalización como tal, las particularidades o variaciones en el proceso pueden ser interesantes para atender las diferentes sensibilidades que puedan darse entre los clientes.

Desde luego, sea de una forma u otra, es decir dentro de un recipiente adaptado o en el suelo, el compostaje es la descomposición aeróbica (con oxígeno) microbiana, algo que no sucede en la descomposición anaeróbica que se da en la inhumación en cementerio.

Lo importante es que un cadáver gracias al oxígeno del proceso de compostaje puede convertirse en suelo fértil.

El compostaje humano es un proceso biotecnológico el cual puede que sea más o menos rápido, pero, en cualquier caso, es mucho menos intensivo energéticamente que la inhumación o la cremación.

A día de hoy hay suficiente literatura científica y experiencia de campo sobre el compostaje de animales de granja. Gracias a ellos se ha demostrado sobradamente que el compost obtenido sale higienizado, libre de patógenos y se obtiene un sustrato lleno de fertilidad.

Por tanto, no hay excusas de que falta investigación sobre el tema. Tan sólo hay que vencer el obstáculo político (neutralizar la presión de los lobies funerarios) para que el legislador apruebe el compostaje humano como proceso de tratamiento post mortem.

 

Respeta la dignidad  del cuerpo difunto

El compostaje de cadáveres humanos respeta la dignidad del cuerpo difunto. Este se envuelve en una mezcla de materiales vegetales y el resto lo hacen los microorganismos.

El compostaje humano es un proceso compatible con las creencias religiosas más habituales ya que respeta al cien por cien los principios éticos que se aplican a la cremación o la inhumación en tumba o nicho.

El proceso de preparación del cadáver para el compostaje humano, tal y como se puede observar ya en Estados Unidos donde se ha legalizado, permite ofertar rituales funerarios alternativos e inspirados en el retorno a la "tierra".

El paso necesario para implantar el compostaje como proceso fúnebre es empoderar a la ciudadanía. Sólo cuando las personas reclamen la implantación del compostaje como método de inhumación, este se legalizará.

En definitiva, el compostaje humano abre la puerta a nuevos rituales fúnebres que permiten que la materia orgánica del cuerpo difunto sea convertida de fertilidad para nutrir los suelos y conservar la naturaleza.

Compartir :