Luna roja

Luna roja

Título original: 
Lúa vermella
País: 
España
Fecha de edición: 
2020
Duración: 
84 min
Género: 
Drama documental
Director: 
Lois Patiño
Reparto: 
Ana Marra, Carmen Martínez, Pilar Rodlos, Rubio de Camelle
Fotografia: 
Lois Patiño
Música: 
Sonido de Aníbal Menchaca
Montaje: 
Lois Patiño, dirección de arte de Jaione Camborda
Producción: 
Zeitun Films – Felipe Lage, coproductor: Amanita Films – Iván Patiño
Estreno en España: 
Pendiente. Exhibida en la 70 edición del Festival de la Berlinale en febrero 2020.
Temática: 
Público: 
Sinopsis: 

Lúa vermella reflexiona sobre la necesidad de despedir a nuestros muertos. Cuando el cadáver no se recupera y la herida no se cierra, el duelo se enquista en la memoria colectiva..

La película parte de un personaje real, el Rubio de Camelle, un buzo que ha recuperado más de treinta cadáveres de náufragos en Costa da Morte gallega.

"Ahora que la bestia se los ha llevado a todos, debo volver", susurra el Rubio, desde el fondo del mar.

Con él, los fantasmas emergen de las entrañas del gran azul para adueñarse de un pequeño pueblo de la costa gallega.

Cuenta la leyenda que la Luna Roja desencadena mareas enormes y que la “luna de sangre” como la llaman algunos, presagia catástrofes.

Lúa vermella, es una fábula documental a través de la historia de Rubio, aderezada con las tradiciones ancestrales de la región en la que los monstruos, las hechiceras y los fantasmas no faltan.

La Galicia épica

El filme reconstruye el imaginario gallego sobre el mar com símbolo de-catástrofe desde el pueblo de Camariñas, en la costa atlántica gallega. Un pueblo y un paisaje que se convierten en el escenario donde los vivos y los muertos se comunican rodeados de un limbo atemporal.

Un espacio habitado por fantasmas en el que la materia, la imaginación y la memoria se mezclan sin posibilidad de separarse.

Lúa vermella es un paseo submarino por la muerte desde la perspectiva del mar. Un espacio sumergido como nuestra alma que carece de tiempo por lo que no sabemos si somos nosotros los que soñamos o somos soñados por él. 

En algunas escenas se emplean las sábanas blancas y recordar a A Ghost Story, como el primer plano de una mujer cubierta repentinamente con una sábana blanca. Una imagen que nos indica que la muerte se la ha llevado.

No es una película fácil, pero es rica en simbolismos sin artificios. Tampoco esfácil  sumergirse en el misterio de la muerte y por eso todo el film es como maraña conceptual metafórica donde nada es lo que parece.

Y es que lo más importante no son tanto las escenas como el efecto de las escenas para dejarnos seducir por la vivencia de la pérdida y del influjo poético que subyace en ella.

El valor e la existencia

Lúa vermella quizás solamente pretende que reconozcamos el valor de nuestra existencia antes de que desaparezca para siempre en las profundidades del no ser.

Como expresa el director de Lúa vermella, Lois Patiño, el film es "un paseo marino por el tiempo interior, el de la conciencia; y por el otro, el exterior, el que se expande por el paisaje. Y, por último, el tiempo del mito, ese espacio más atemporal que se vincula al del inconsciente y los sueños".

En la película también se aborda del proceso de duelo de un pueblo que pierde a sus gentes en el mar y que no siempre aparecen y de ahí que quede una herida que no sana.  El papel del buzo es el intento de poner memoria histórica a la pérdida.

Compartir :