La vida (C'est la vie)

cartel La vida (C'est la vie)

La vida (C'est la vie)

Título original: 
C'est la vie
País: 
Francia
Fecha de edición: 
2001
Duración: 
113 min
Género: 
Drama
Director: 
Jean-Pierre Améris
Reparto: 
Jacques Dutronc, Sandrine Bonnaire, Emmanuelle Riva, Jacques Spiesser, Annie Grégorio, Maryline Canto, Patrick Lizana, Thierry Raso, Julia Vaidis-Bogard, Saïda Jawad, Nathan Pavillon-Barré
Fotografia: 
Yves Vandermeeren
Música: 
Repertorio diverso
Montaje: 
Martine Giordano
Producción: 
Philippe Godeau
Distribución: 
Vertigo Films
Estreno en España: 
2003 (Julio)
Público: 
Sinopsis: 

Dimitri, víctima de una enfermedad terminal, va a refugiarse a una casa de acogida, un lugar creado para morir, pero paradójicamente un lugar lleno de vida. Allí trabaja como voluntaria Suzanne quien sobrevive con su trabajo pero atormentada por un secreto. Junto a este enfermo terminal ambos se resarcirán de su propia amargura viviendo una historia de amor.

En una clínica situada en medio de la naturaleza y donde los enfermos terminales son cuidados aunque a algunos de ellos todavía les queda una cierta vitalidad. El lugar, que se llama "La Casa" (La Maison), pretende ser un espacio casi familiar (al estilo del movimiento Hospice fundado por Cicely Saunders (1918-2005) en 1967).

En este espacio donde se ofrece un trato humano y alegre, una visión alternativa al morir trágico de un hospital, es  por tanto, un lugar donde médicos, enfermeras y personal de servicio, transmiten en todo su quehacer sencillez, naturalidad en el trato, y cariño.

En esta institución se fomenta que todos los pacientes sean útiles y se atiendan entre ellos, lo cual facilita que los enfermos salgan de la obsesión de saberse que están al final de sus días.

Dentro de las variadas historias individuales o, mejor, de los breves tratamientos individualizadores de los distintos y muchos personajes, cobran especial relieve desde el principio, una voluntaria y un solitario enfermo terminal. Entre ambos se establece una especial historia de amor que a él le acompañará al buen morir y a ella le ayudará a abrirse a un nuevo vivir.

Dimitri y Suzanne  vivirán una historia de amor diferente. Ella se acerca a él por la obvia compasión. Pero en la película es el acto consciente de querer aliviar el sufrimiento del otro y sentir como una variante de la calidad psicológica de la amabilidad y la bondad.

Suzanne experimenta de forma natural un sentimiento de amor bondadoso, y cultiva este mismo sentimiento positivo ante una persona que sufre. Ver y tratar el sufrimiento del otro (no con lástima o pena), sino con amor, bondad y amabilidad es lo que le cambiará a ella el  miedo a una nueva pérdida tras el dolor que experimentó de la primera.

El afrontará el miedo a morir con esperanza. Ella vivirá la compasión y la desesperanza al acogimiento  del  otro.  La película juega constantemente precisamente con este contraste entre el amor y la muerte.

Sin duda es una historia de la que sabemos el final, peor lo interesante de la misma es la forma en la que esta se nos muestra en absoluto edulcorada y que mantiene un tono respetuoso por algo previsible como es la agonía final del protagonista. 

La vida es, en realidad, es un film sobre la muerte, que en el propio título nos transporta a este mensaje inequívoco de la muerte que es vivir hasta el último aliento. No importa nuestra situación física, lo realmente importante es sacarle la alegría como la espléndida escena del karaoke, del cumpleaños, etc.

La residencia es en si misma una crítica importante ya que se trata de un centro de acogida cargado de cinismo, pero a la vez como sucede a menudo, los tópicos se rompen por la voluntad de las personas que los integramos. Así que si bien el protagonista no va a evitar su muerte, su espíritu saldrá enriquecido.

Algunos de los temas que aborda el film son el abandono de familiares, el miedo ante el final de la vida, pero también la pérdida de la singularidad personal, del acceso a los placeres, de la angustia por la trascendencia, del sufrimiento físico, del adiós a los placeres de la existencia, de la angustia ante el misterio del más allá del alivio del sufrimiento físico y moral gracias al cariño, etc.

Todo ello en este film está abordado con ternura, con ingeniosos toques de humor que nos muestren que es posible llegar al final de la vida con dignidad y sin miedo.

La película se basa en el libro La Mort Intime (1995) de Marie de Hennezel. En el libro, la muerte está tan cerca, como la tristeza y el sufrimiento que tienden a dominarla.

Marie de Hennezel pone en ficción su experiencia de acompañar a las personas en su camino hacia la muerte. La autora nos comparte la riqueza y la emoción de los últimos momentos de quienes permanecen "vivos" hasta el final, y quienes en la humildad y en la verdad se sumen en el sufrimiento y los convierte en maestros. La Vida obtuvo la Concha de Plata a la mejor dirección en el Festival de San Sebastián de 2001.

Descarga aquí la ficha técnica de la distribuidora.

Compartir :