La alegría de las pequeñas cosas

la-alegria-de-las-pequenas-.jpg

La alegría de las pequeñas cosas

Título original
Momenti di trascurabile felicità
País
Italia
Fecha de edición
2019
Duración
93 min
Género
Comedia
Director
Daniele Luchetti
Reparto

Pierfrancesco Diliberto (Pif), Thony, Renato Carpentieri, Angelica Alleruzzo, Vincenzo Ferrera, Franz Cantalupo, Francesco Giammarco

Fotografia
Tommaso Fiorilli
Música
Franco Piersanti
Montaje
Claudio Di Mauro
Producción
IBC Movie / RAI Cinema
Distribución
A Contracorriente Films
Estreno en España
2020 (En cines en abril 2020; por el confinamiento, se ofrece en sala virtual, con pago por visión).
Público
Sinopsis

La alegría de las pequeñas cosas es una comedia con poca chispa, aunque con la excusa del morir, se nos invita a reflexionar sobre la quizás anodina calidad de nuestra vida cotidiana. Esta existencia que es la única que tenemos aunque nos resistamos a ella.

"¿Si la muerte comete errores no podemos cometerlos nosotros?. Nosotros somos el error y cuando terminamos de equivocarnos se acaba la vida. La vida no es más que un fragmento de tiempo formado por momentos de insignificante felicidad".

Al protagonista Paolo el Cielo le da una prórroga, un tiempo que no es para quejas, peleas o autocompasión, sino un tiempo para vivir más intensamente.

Sin embargo, estos momentos de reflexión vital del protagonista se mezclan com el recuerdo de una existencia indolente, llena de mentiras y sin demasiado sentido.

Dar un vuelco a una cotidianidad sin presencia en este caso se inicia cuando la muerte llama a la puerta del protagonista.

La película es francamente aburrida por las tonterías de Paolo. Pero es quizás en este hastío de la trama que el espectador puede ver reflejado el sopor de su propia vida.

Este es el unico mérito, o quizás sea el objetivo oculto de esta cinta.

La alegría de las pequeñas cosas, tiene un marcado estilo irónico. Mientras uno puede que espere que el metraje se acabe, puede que uno se ilumine y decida afrontar que lo único que las personas tienen en su vida es el momento presente, sin prórrogas ni descansos.

Como advierte el título del libro que la ha inspirado, lo importante en la vida son estos momentos de inadvertida felicidad que esta nos brinda y que no siempre sabemos apreciar.

Se ha criticado el desorden o caos en la narración fílmica y que el espectador deseará que sus noventa minutos de existencialismo se pasen rápido.

Pero, el cine tiene esto, hay opiniones para todos los gustos.


Los libros de la película

La alegría de las pequeñas cosas se inspira en los libros escritos por Francesco Piccolo, titulados Momentos de Inadvertida felicidad (2012) y Momentos de insignificante infelicidad (2016).

En sus libros, Francesco Piccolo, cataloga y hace suyas las mil manifestaciones que se asoman a través de lo cotidiano. Advierte que sólo reduciendo a añicos la realidad se logra atrapar por la cola -siquiera un instante- el sentido más profundo de la vida.

El autor adopta en estos libros la perspectiva de la esponja, capaz de absorber cuanto ocurre, para observar luego con el microscopio de la ironía esos mínimos estados de inadvertida felicidad o insignificante infelicidad en los que uno puede reconocerse y, sobre todo, ante los que sonreír.

Ambos libros recopilan esos pequeños episodios intrascendentes que han servido para conformar el universo de la hora y media que tiene el protagonista para enmendar, aceptar, perdonar, o celebrar la vida.

El argumento de la película comparte la idea de otros argumentos con una cierta similitud como El Cielo puede esperar, El ciclo se equivocó o Si decido quedarme.

Aunque quizás el mejor antecedente de este tipo de guiones sea A vida o muerte (1946), una obra maestra que a modo de fábula romántica y ambientada entre el Cielo y la Tierra, narra el tiempo de prórroga que se permite disfrutar a un piloto de guerra que ha sido abatido

 

Compartir :