Proyecto Lázaro

cartel Proyecto Lázaro

Proyecto Lázaro

Título original
Realive
País
España
Fecha de edición
2016
Duración
112 min
Género
Drama - Ciencia ficción
Dirección
Mateo Gil
Reparto

Tom Hughes, Charlotte Le Bon, Oona Chaplin, Barry Ward, Julio Perillán, Rafael Cebrián, Bruno Sevilla, Daniel Horvath, Alex Hafner, Godeliv Van den Brandt, Efrain Anglès, Sebastian R. Bugge, Tony Corvillo, Jordi Cots, Oscar Dorta, Mark Schardan

Fotografia
Pau Esteve Birba
Música
Lucas Vidal
Montaje
Guillermo de la Cal
Producción
Arcadia Motion Pictures / Canal + España / Noodles Production
Distribución
Filmax
Estreno en España
Enero 2017
Público
Sinopsis

Proyecto Lázaro es la historia  de un hombre cuya muerte debe ser el principio para vivir una nueva vida más adelante cuando la promesa de la ciencia pudiera dar con la cura de su enfermedad.

La película es pues una reflexión sobre la criogenización, es decir congelar el cuerpo para "revivirlo" cuando lo que le ha llevado a la muerte pueda curarse.

La criogenización está impulsada por diferentes entidades con personajes como Ray Kurzweil, profeta de la llamada “singularidad tecnológica” principal apóstol de la criopreservación, y por supuesto director de ingeniería de Google.

La criogenización es cómo el sueño de la eterna juventud, pero con la ciencia del futuro como Dios, una utopía tan higiénicamente limpia que se diría que lleva la muerte en su caparazón congelado. Hay empresas en Rusia y EEUU que cobran  200.000 euros por criopreservar cuerpos humanos, aunque nadie sabe si realmente funcionará.

La principal dificultad de esta técnica es que se basa en la vitrificación celular y esta acaba destruyendo las células cerebrales por cristalización. Así que mantener las neuronas intactas, con nuestra conciencia y recuerdos para que al reanimarlo después de la criopreservación conserve su personalidad es por ahora impensable, aunque hay muchos científicos especulando sobre el tema con congresos incluidos.

Se trata de una película que, de todos modos, más allá de lo científico permite reflexionar sobre la vida misma i no olvidar que la mejor vida es la que tenemos en el momento presente y que cualquier promesa que la vida futura pueda ser mejor es una panacea, un espejismo.

Los personajes y la historia misma que los envuelve, nos va recorriendo por aquellos aspectos concretos que son los que de verdad determinan la calidad de vida. Incluso frente a una muerte terminal, la mejor opción es dejarse acompañar por los que nos aman en este presente que imaginar algo mejor en le futuro.

La película no sólo se centra en una cierta crítica sobre las posibilidades de la ciencia biológica y médica, aunque esta alardee de controlar la vida. Y es que más allá de la mera funcionalidad fisiológica, en la vida humana hay otros factores que escapan a la lógica científica.

Proyecto Lázaro, también nos muestra un futuro en el que el amor o la libertad sexual no está muy alejado de lo que ya pasa en la actualidad sólo que  en esta nueva sociedad la práctica del sexo es en grupo. En 2084, los seres humanos no son esclavos del amor romántico y profesan el amor verdadero.

Uno podría ver en esta película el tradicional mito de Frankenstein o bien una puesta al día en tono dramático de la comedia de Woody Allen,  El Dormilón (1973).

Algunos de sus elementos permiten pensar que se hayan inspirado en aspectos tecnológicos del episodio The Entire History of You de Black Mirror (Charlie Brooker, desde 2011).

Las determinaciones trascendentales de su protagonista, Marc Jarvis, respecto a su vida, con saltos en el tiempo hacia adelante y atrás, convierten el discurso narrativo del film en algo más complejo, aunque soportado por la voz en off.

Compartir :