Near death experience

cartel Near death experience

Near death experience

Título original
Near death experience
País
Francia
Fecha de edición
2014
Duración
87 min
Género
Drama
Dirección
Benoît Delépine, Gustave Kervern
Reparto

Michel Houellebecq, Benoît Delépine, Gustave Kervern, Marius Bertram, Manon Chancé

Fotografia
Hugues Poulain
Música
Franz Schubert y otros
Montaje
Stéphane Elmadjian
Producción
No Money Productions
Estreno en España
No estrenada nunca. Ha sido proyectada en algún ciclo temático de cine.
Público
Sinopsis

Paul es un corriente padre de familia que, harto de la vida que lleva, decide romper con todo. En su huida existencialista reflexiona sobre su deseo de deshacerse de todo vínculo social mientras se lanza a patéticos intentos de suicidio.

El film es un vaivén entre la muerte y la vida y por eso quizás ya arranca por el final con los títulos de crédito y termina con un abrupto fundido a negro. Principio o fin, muerte o vida, es la dualidad la que se entreteje en una obra de estructura casi teatral y no exenta de un cierto tono poético.

En cualquier caso, el resultado es una película que atrapa al espectador aunque lo mantiene en la duda constantemente. Se trata de una película que es consciente de lo que dice sin caer en la caricatura de "si todos viviéramos desnudos, el mundo sería mucho mejor".

Near Death Experience es una especie de acercamiento al film Hacia rutas salvajes (2007) de Sean Penn, pero en esta película el personaje principal viaja hasta la cima de una montaña para suicidarse. Sin embargo, su periplo durará varios días en los que irá reflexionando en plena naturaleza, y lo hace con humor negro y monólogos de pensamientos propios algo excéntricos.

Michel Houellebecq, su protagonista es a la vez un reconocido escritor francés que fue galardonado con el Prix Goncourt en 2010 por la obra "El mapa y el territorio", Ek es el único personaje de Near Death Experience. Se trata de un drama psicológico de descenso al infierno de la mente humana de su protagonista,

Esta película surge del encuentro entre el afamado escritor Michael Houellebecq, un autor incendiario en lengua francesa, y los cineastas Delépine y Kervern, el dúo de directores más excéntrico de aquel país. Sin duda, es una película inclasificable y nihilista pero vitalista al mismo tiempo.

La película fue presentada en la 64ª edición de la Berlinale. Claramente, no es una película de fácil visión, pero al fin y al cabo, es una invitación a la reflexión sobre los límites del hastío vital y, por tanto, relacionado en cómo queremos dejar este mundo.

Compartir :