Estoy bien, no te preocupes

cartel Estoy bien, no te preocupes

Estoy bien, no te preocupes

Título original: 
Je vais bien, ne t'en fais pas
País: 
Francia
Fecha de edición: 
2006
Duración: 
100 min
Género: 
Drama -Adolescencia
Director: 
Philippe Lioret
Reparto: 
Mélanie Laurent, Kad Merad, Julien Boisselier, Isabelle Renauld, Aïssa Maïga, Simon Buret
Fotografia: 
Sascha Wernik
Música: 
Nicola Piovani
Montaje: 
Judith Rivière Kawa, Andrea Sedlácková
Producción: 
Philip Boëffard, Ève Machuel, Christophe Rossignon, Nord Ouest Production / Studio Canal / France 3 Cinéma / Fin Août Productions / Canal+
Distribución: 
Mars Distribution
Estreno en España: 
No estrenada en España
Temática: 
Público: 
Sinopsis: 

Tras su vuelta de Barcelona donde ha pasado el verano con unos amigos, la joven Lili (19 años) al llegar a casa de sus padres, estos le comunican que su hermano gemelo Loïc se ha ido tras una discusión y que no han sabido nada de él. Esta situación perturba a Lili y poco a poco la pérdida de su hermano le sumerge en una depresión que afecta profundamente su vida, acabando en tratamiento psiquiátrico por la profunda depresión y su falta de ganas de vivir.

Un día sus padres le llevan una carta de Loïc en el hospital en la que él le dice que está bien y que no se preocupe y él se disculpa por irse sin despedirse dejándole muy claro que no volverá. También dice que ha estado viajando por diferentes ciudades francesas realizando pequeños trabajos y culpa a su padre por su suerte en la vida. Gracias a estas cartas Lili inicia el camino de la recuperación vital.

La película es una análisis sobre la pérdida cuando esta no puede ser resuelta y sobre la dificultad que puede darse por comunicar una muerte cuando los lazos sentimentales son muy fuertes. En este caso, los padres no se atreven a dar la noticia a su hija sobre la muerte de su hermano gemelo mientras ella está de vacaciones.

A lo largo del metraje que sigue la secuencia del paso del tiempo,  Lili va asumiendo, gracias a las cartas que envía periódicamente el hermano, que por alguna razón el vínculo que les unia se ha roto. Le cuesta y se resiste a aceptarlo, pero pronto ha pasado un año. Lili empieza a salir con Thomas, un amigo de la escuela.  

Un día, estando de vacaciones, Lili descubre que es su padre quién está enviando las cartas por correo imitando la escritura de Loïc en un intento de protegerla y mantenerla con vida. Thomas por su parte descubre en el cementerio del pueblo de sus padres la tumba de Loïc.  Los padres de Liliy le piden a Thomas que no le diga nada a Lili.

La pena frente a la pérdida, la violencia de la depresión y, poco a poco, el aprendizaje de la soledad, serán los sentimientos que atravesarán la vida de Lili. La película parte pues de lo que parece una anécdota, pero que en si misma es más compleja de lo que parece. Aborda el duelo cuando el ser humano inicia la mayoría de edad y debe abrirse camino por si mismo, un enfoque que nos permite reflexionar sobre el tema. 

El film aborda situaciones cotidianas (en las que los espectadores, padres o hijos, se reconocerán con facilidad) con un sutil y delicado juego de diálogos y una gran capacidad para sugerir los sentimientos gracias al trabajo interpretativo de Mélanie Laurent.

Je vais bien ne t'en fais pas es un estudio sobre la familia, la comunicación, los mecanismos que mueven los afectos y las herramientas que tenemos para protegernos del dolor y la muerte. Un film sobrio en su producción, pero con un contenido bien realizado e interpretado que nos aporta un quiebro realmente inquietante y humano respecto a la muerte y sobre los lazos humanos amplificados por tratarse de gemelos.

Una película que, aunque no está disponible en España, es remarcable por hacer vivir al espectador el drama del duelo en toda su crudeza, de una muerte no vista, de la pérdida de una persona muy cercana y de cómo la mentira de la familia provoca en la protagonista, una tormenta sentimental de gran intensidad.

Es una película que sacude la conciencia del espectador. Una película intensa, conmovedora y oscura que termina con una media esperanza, manteniendo una elipsis inteligente, sublime y aterradora, más allá del clímax de la misma.

Trailer en francés

Compartir :