El extraño caso de Angélica

cartel El extraño caso de Angélica

El extraño caso de Angélica

Título original: 
O Estranho Caso de Angélica -The Strange Case of Angelica
País: 
Portugal | España| France | Brazil
Fecha de edición: 
2010
Duración: 
97 min
Género: 
Drama - Fantástica
Director: 
Manoel de Oliveira
Reparto: 
Pilar López de Ayala, Ricardo Trepa, Filipe Vargas, Leonor Silveira, Luis Miguel Cintra, Ana Maria Magalhães
Fotografia: 
Sabine Lancelin
Música: 
Maria João Pires
Montaje: 
Valérie Loiseleux
Producción: 
a Coproducción Portugal-España-Francia-Brasil; Les Films de l'Après-Midi / Filmes do Tejo / Lusomundo / Ministério da Cultura / Radiotelevisão Portuguesa
Distribución: 
Epicentre Films, Amstelfilm
Estreno en España: 
2011
Público: 
Sinopsis: 

El extraño caso Angélica  es un film imprevisible pero lleno de sensibilidad e incluso una cierta espiritualidad con un argumento simple: un fotógrafo contratado para tomar instantáneas de una mujer joven casada católica y recién muerta, pero de la cual empieza a ver a través del objetivo de la cámara una sonrisa que no es la misma que yace en el lecho mortuorio, sino la de una figura llena de vida. Inmediatamente, el fotógrafo, judío de religión, se enamora de Angélica.

El film no utiliza artificios para figurar un más allá espectacular y emblemático en el cual la otra dimensión de la realidad es una dimensión invisible, pero presente. En este marco el fotógrafo puede acceder a la joven fallecida porque ha elegido la muerte en lugar de la vida para enamorarse a la vez que para consumar esta elección debe antes tomar una decisión definitiva, elegir para siempre uno u otro lugar.

El film es una reflexión sobre en qué punto se encuentra la realidad cuando nos enfrentamos a la muerte y estamos enamorados o quien ha fallecida es una persona querida. El fotógrafo hace su propia elección y escoge el espacio de la muerte en la que se halla su enamorada, pues para el joven es al lado de esta chica recién fallecida que nace la vida.

Se le ha criticado una cierta lentitud narrativa de la película, pero el cineasta centenario da una lección de cine y de humanismo al crear una especie metáfora entre una ideología o estilo de vida y una filosofía de la muerte como espacio vital.

El filósofo Martin Heidegger afirmaba que "la muerte no es el final sino una posibilidad después de la vida". Y es esta la idea que nos propone Oliveira, escoger la eternidad del más allá para dar continuidad al amor de una realidad anhelada representada en Angélica.

Es una película que reflexiona sobre la naturaleza pasional de lo estético a través de la fotografía de autor. Y es a través del arte, representado por esta imagen de la joven muerta que se debate la trágica obsesión amorosa que a su vez representa una metáfora de lo que es el arte.

El tránsito de Isaac, el fotógrafo, hacia un mundo desconocido, donde realidad e irrealidad se entrecruzan, es un poema sobre la emoción del arte y la vida que este proporciona.

La película se desarrolla en el mundo rural del Portugal profundo y sin duda es una pequeña joya de la simplicidad, pero con una narrativa compleja y metafórica. en la que se plasman cautivadoras imágenes sobre una historia de amor que para existir precisa de un cambio de realidad.

Cuando este director de cine portugués, Manoel de Oliveira (1908 2015), se puso a rodar esta película ya era un hombre centenario que recuperaba una idea que tenía en la cabeza hacía más de cincuenta años (un guion escrito en 1954, que en su día no pudo llevar a cabo debido a la censura de la dictadura del general Salazar). 

Compartir :