El curioso caso de Benjamin Button

cartel El curioso caso de Benjamin Button

El curioso caso de Benjamin Button

Título original: 
The Curious Case of Benjamin Button
País: 
Estados Unidos
Fecha de edición: 
2008
Duración: 
160 min
Género: 
Drama fantástio
Director: 
David Fincher
Reparto: 
Brad Pitt, Cate Blanchett, Julia Ormond, Taraji P. Henson. Elle Fanning, ,Jason Flemyng, Elias Koteas,Tilda Swinton, Mahershalalhashbaz Ali
Fotografia: 
Claudio Miranda
Música: 
Alexandre Desplat
Montaje: 
Kirk Baxter y Angus Wall con guión de Eric Roth
Producción: 
Paramount Pictures, Warner Bros y The Kennedy/Marshall Company
Distribución: 
Warner Bros- Paramount Pictures
Estreno en España: 
2009
Público: 
Sinopsis: 

“Nací en unas circunstancias poco corrientes”. Así empieza la historia de El curioso caso de Benjamin Button, una adaptación de un relato de los años 20 del escritor norteamericano y conocido sobretodo su inmortal obra de El gran Gatsby (también llevada al cine): Francis Scott Key Fitzgerald (1896-1940). Este relato nos sitúa frente a las peripecias de un hombre que nace octogenario y va rejuveneciendo con el tiempo.

La película  nos acompaña en una particular adaptación más pausada y emotiva en la que la historia vital del protagonista es la sucesión del tiempo en contra de la del resto de las personas de su entorno. La historia del bebé con apariencia de viejo que todos verán al principio como una auténtica tragedia para su madre adoptiva es un milagro, "Sólo que no es el tipo de milagro que todos esperan ver.”

La metaficcionalidad y por tanto la relación entre la ficción y la realidad permite a lo largo del metraje una constante autoreflexión tanto sobre la vida como la muerte. La temporalidad no cronológica sino emocional en la que se basa el relato tiene constantemente escenas que lo apoyan como la historia del relojero que fabrica un reloj que va hacia atrás para ilustrar que quizás así el hijo del relojero no hubiera ido a la guerra y falleciera en ella.

El motivo de la historia es la temporalidad invertida que permite al protagonista ser consciente de la muerte desde muy temprana edad lo cual le empuja a una lógica implacable: vivir más intensamente ya que el tiempo es imparable. Como dijo otro escritor norteamericano contemporáneo, Thomas Stearns Eliot (1888-1965): "Si todo el tiempo es eternamente presente, entonces todo tiempo es irredimible".

El curioso caso de Benjamin Button es una película imprescindible para reflexionar sobre la muerte por qué la misma está omnipresente dado que el protagonista va rejuveneciendo mientras vive en un hogar de anciano a la vez de las propias andanzas de Benjamin, que incluye la Segunda Guerra Mundial. En este periplo vital las personas amadas irán dejando en él la huella que lo forja como ser humano.

Cómo le recuerda su madre adoptiva "“Oh Benjamin, debemos perder a las personas que amamos, ¿De que otra manera podríamos saber que tan importante son para nosotros?”. Y es que la vida a lo largo del film no se mide tanto en minutos como en momentos, en vivencias únicas a las que tanto la puesta en escena como la emocionalidad del relato invaden al espectador. Al fin y al cabo cada momento de su vida es de una gran responsabilidad como le recuerda su madre adoptiva a Benjamin "tendrás que ver morir a todo el que quieres, y eso es una responsabilidad terrible.”

Es así como va forjando su carácter de vivir el presente con toda su intensidad siendo consciente que cada momento degustado es perecedero. A su hija a la cual no verá crecer le deja en su diario un consejo sabio "“No sé si es importante, pero nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas para tal cosa.

Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas a gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estés orgullosa. Y si te das cuenta de que no es así, espero que tengas el valor de empezar de cero".

Cada uno de los momentos es una invitación a aceptar la vida como llega como la escena del taxi que podía haber pasado unos instantes después de cuando lo hace. O el padre biológico de Button que cuando ya es viejo coincide con su hijo y le lega su negocio de botones. O simplemente el valeroso capitán del remolcador que en plena guerra se lanza a un acto heroico.

Cada uno de estos momentos permanecen en la memoria de Benjamin como preciosos instantes de una vida que se desvanece aunque en lo externo parezca todo lo contrario. Por eso, al final de su vida, como adolescente se decide viajar y conocer el mundo aunque su memoria y capacidades vitales vayan menguando. En este viaje emocional la aceptación constituye pues la moraleja de esta metaficción: “Puedes maldecir al destino pero cuando llega el final, tenemos que dejarnos ir.” 

Basado en un cuento

El cuento corto de F. S. Fitzgerald parte según el mismo afirmó de un comentario aparecido en un relato de Mark Twain quien afirmaba que era una lástima que el mejor tramo de nuestra vida estuviera al principio y el peor al final. El libro relata la historia de un personaje cuya vida recorre el camino inverso al natural naciendo como un bebé con aspecto de anciano que ya habla y cuya vida termina como un bebé común.

El guion de la película respeta esta idea inicial pero el resto es fruto del trabajo de Eric Roth que inventa desde el narrador así como las experiencias vitales y el momento histórico en que las sitúa (incluida la etapa hippie) hasta el paso sobre Nueva Orleans del huracán Katrina en 2005. El gran mérito de la película es que cambiando tanto el entorno de los personajes como el momento histórico le permite una mayor profundidad emocional al conjunto y nos adentra en detalles que permiten una reflexión más serena a lo cual también contribuye el largo metraje del film, de casi dos horas y media.

Argumento

La anciana Daisy Williams está en su lecho de muerte en un hospital de Nueva Orleans y a su lado está su hija Caroline a la cual l pide que le lea en voz alta el diario de un amigo suyo de toda la vida, Benjamin Button.

El diario de Benjamin relata toda su extraordinaria vida, cuyo característica principal es que su envejecimiento va hacia atrás tras haber nacido con aspecto de viejo. Sin embargo, Button sobrevive y poco a poco va siendo cada vez más joven con el tiempo. Su padre biológico, Thomas Button, después de que la madre muriera en el parto deja al bebé "viejo" frente al hogar de viejos donde trabaja Queenie, una mujer negra. La abuela de Daisy residía en esa casa, que es donde Daisy conoció a Benjamin.

Daisy y Benjamin permanecen en contacto a lo largo de sus vidas y se reencuentran cuando coinciden en edad sobre los cuarenta años. A lo largo de la lectura de este diario, la hija de Daysi, Caroline va siendo consciente de quién fue su verdadero padre al que sólo vio en una ocasión como adolescente puesto que el tiempo de su progenitor está invertido.

La película fue nominada a varios Oscars y consiguió los premios a la mejor dirección artística, al maquillaje y a los efectos especiales, algo relevante como nos muestra un pequeño documental de cómo se hizo la película.

Compartir :