Las intermitencias de la muerte

Portada Las intermitencias de la muerte

Las intermitencias de la muerte

Título original
As Intermitências da Morte (2005)
Autor
José de Sousa Saramago
Editorial
Editorial Alfaguara
Fecha de publicación
2010 (noviembre)
Coordinación y corrección
Traducción de Pilar del Río Sánchez
Impresión
280 páginas
Público
Sinopsis

Las intermitencias de la muerte es una brillante sátira del Nobel de Literatura (1998), José Saramago (1922-2010), que juega con el miedo más profundo del ser humano. El relato pretende dar respuesta a una pregunta esencial, ¿Qué pasaría si la muerte dejara de existir?

En un país cuyo nombre no será mencionado se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. Esta realidad inicialmente desata la euforia colectiva, pero muy pronto su población será arrastrada a la desesperación y al caos.

Sobran los motivos. Si es cierto que las personas ya no mueren, eso no significa que el tiempo haya parado. El destino de los seres humanos será una vejez eterna y por ello se buscarán maneras de forzar a la muerte a matar aunque no lo quiera, se corromperán las conciencias en los "acuerdos de caballeros" explícitos o tácitos entre el poder político, las mafias y las familias.

Los ancianos serán detestados por haberse convertido en estorbos irremovibles. Hasta el día en que la muerte decide volver...

En una primera parte de la historia, la trama se centra en un país anónimo donde los habitantes, de repente dejan de morir. Ante esta plaga de inmortalidad el mundo deberá cambiar, por ejemplo, las empresas funerarias, la iglesia, las empresas de seguro, los asilos,  los hospitales e incluso el gobierno deben reformar sus estrategias. Mientras el crimen organizado intenta sacar provecho de la situación. Todo ello sirve al autor para criticar  a la sociedad moderna, la cual se empeña en ocultar la muerte a toda costa (vendiendo constantemente el rejuvenecimiento, etc.).

En la segunda parte  la narración se centra en la personalidad de la muerte. La muerte de Saramago es una calavera que vive en un salón lleno de archivos y en la que se plantea la hipótesis de la existencia de muertes múltiples que se organizan mediante jerarquías.

Así que el autor,  previendo posibles preguntas, transforma el intercambio narrador-lector en una especie de diálogo, donde el propio personaje que nos está contando los hechos se contradice, se interroga y, finalmente, ofrece respuestas convincentes o no según la propia realidad del lector.

No es una obra fácil de leer ya que Saramago  emplea un método de escritura poco estructurado, aunque esto solo es  en apariencia.

Así que no se sorprenda el lector si no encuentra puntos finales donde los debe haber, o los dos puntos y guiones que anteceden al diálogo, o las mayúsculas en los nombres propios.

Compartir :