La buscadora de setas

portada La buscadora de setas

La buscadora de setas

Título original: 
The Way Through the Woods: On Mushrooms and Mourning
Autor: 
Long Litt Woon
Editorial: 
Maeva (para la edición en castellano) y Ara Llibres (para la versión en catalán)
Fecha de publicación: 
2018 (Octubre)
Idioma: 
Castellano o catalán
Coordinación y corrección: 
Traducción de la edición castellana: Bente Teigen Gundersen, Bente y Mónica Sáinz Serrano. Para la edición en catalán la traducción es de Laura Segarra i Vidal.
Impresión: 
Cartoné con acabado especial de 14 x 20,7cm, y 296 páginas. Tapa dura de 24 x 15 cm y 280 páginas para la edición en catalán.
Temática: 
Público: 
Sinopsis: 

En realidad, El camí del bosc, buscar bolets, trobar consol en catalán o La buscadora de setas. El inesperado consuelo de una afición en su versión en castellano, esconde en su título la temática de fondo del libro: el proceso de duelo.

Su autora, una antropóloga noruega de origen malayo, Liong Litt Woon (Malasia, 1958),  tras la muerte repentina de su marido se acerca al mundo de los setas y de los bosques en su país Noruega. Según ella, "Los hongos pueden salvar el mundo, y no es broma. En la descomposición de la materia son fundamentales, por eso también ayudan al proceso del duelo",

La mayoría de libros que nos hablan de una obsesión terapéutica tienen como base el descubrimiento gradual de la nueva actividad para la superación lenta y progresiva de la tristeza en la que una persona puede quedar sumida.

El libro surge como un alegato a favor del papel de los hongos en la naturaleza, pero todo ello coincidió con la muerte de su marido y a partir de allí el libro se convierte en una obra sobre su pérdida.
 
Este libro, que para los libreros es un verdadero reto, ya que no saben si ponerlo en espiritualidad, autoayuda, naturaleza o incluso obras de ficción, es una suma no aditiva sobre las setas y la pérdida.

En realidad, el libro es sobre una crisis vital y sobre cómo la autora la supera, en este caso acercándose a la naturaleza. Así que su vivencia constituye el principal valor de su testimonio.
 
Esta curiosa asociación entre las setas y la muerte tiene también una esencia cultural. Hay culturas o pueblos micófilos o amantes de las setas y otros que no.

La gente de Catalunya, el País Vasco y Navarra son esencialmente micófilos. La autora relata pues su vivencia para superar una crisis vital buscando setas y aunque es una antropóloga muy racional, en su libro nos abre su corazón y nos muestra su proceso del duelo con la desesperación que lo vivió, sin aderezos y es esto lo que le da un valor vivencial a El camino del bosque.
 
Tras la pérdida de su marido Long Litt Woon pensó que nunca más podría volver a ser feliz y buscando setas volvió a experimentar la alegría.

Según ella cuando buscas en el bosque, todo es muy oscuro pero de repente, aparece el bueno: un regalo de la naturaleza, las setas, pero también los aromas del bosque y otras sensaciones relacionadas con el entorno natural. 

Como a muchas personas de duelo, había perdido los sentidos: la comida no tenía gusto, no notaba los olores, no veía bien, y para la autora, las setas le hicieron despertar nuevamente estos sentidos.

Long narra una historia tan positiva como olorosa, y consigue que el lector se adentre en su búsqueda personal y la sienta como propia.  La  autora no solo muestra las setas como  un alimento o un peligroso veneno, sino que también explica su historia y su importancia cultural.

El  encuentro entre las setas y su proceso personal de duelo desencadenará  cambios profundos en su vida, y le otorgará un nuevo sentido y una nueva identidad. Como afirma en algunas de las entrevistas: "Cuando todo parece muy negro, una seta puede iluminarte el camino"

Compartir :