Y yo, ¿también moriré?

portada Y yo, ¿también moriré?

Y yo, ¿también moriré?

Título original
I jo, també em moriré?. Com es pot ajudar els infant i els adolescents a afrontar la pèrdua d'algú a qui estimen
Autor
Xusa Serra i Llanas
Editorial
Grup 62. Columna Edicions
Fecha de publicación
2014
Idioma
Catalán
Diseño
Col·lecció: Clàssica
Impresión
256 páginas
Temática
Sinopsis

I jo, també em morirre?  este libro publicado en lengua catalana, nos ofrece una visión completa de cómo afrontar  la pérdida en los niños/as y aportar herramientas emocionales que les permitan comprender un fenómeno tan vital como es la muerte.

Los niños perciben la muerte de manera diferente y reaccionan ante ella, también diferentemente. Así pues, hay varios condicionantes en el proceso del duelo de los niños. Los educadores, los padres/madres deben tenerlo muy presente.

Enseñar a los más pequeños de casa a vivir saboreando cada instante, a expresar sus sentimientos o despedirse de alguien que se ha muerto es una tarea que primero tenemos que aprender antes que nadie los adultos.

Esto es lo que pretende Xusa Sierra, enfermera especializada en procesos de duelo, al regalarnos un libro en el que nos da las claves para ayudar a nuestros hijos a desarrollar herramientas emocionales para afrontar una muerte, una separación, una enfermedad grave, y llegar a la edad adulta sabiendo gestionar las pérdidas de cualquier tipo.

Es un libro para hablar de la muerte en la familia, pero también en el aula ya que no debemos dejar de tener muy presente la necesidad de escuchar más que hablar.

Hay un aforismo de Epicteto (c. 55 – 135 AD) que lo revela: “la naturaleza nos ha dado dos ojos, dos orejas y una sola boca, para mirar y escuchar el doble de lo que hablamos “.

Sólo podremos hacer un buen trabajo del duelo con los niños si somos unos grandes observadores y les dejamos hablar; porque es así como el adulto podrá responder y actuar según las necesidades de los niños/niñas.

Los niños/las niñas no hablan de la muerte en casa y en todo caso explican la visión que los padres les han dicho cuando han podido pedirlo, pero con una imagen muy idealizada del morir y del que pasa con los muertos.

La conclusión que podemos extraer es que sólo se habla de muerte cuando llega y que a los niños les cuesta mucho hacerlo. No se quiere hacer sufrir a los más pequeños de ninguna manera con este tema ni tampoco a los hijos.

En las escuelas, a los propios maestros les genera una cierta aversión tener que tratar el tema. Este libro es una ayuda para hacer comprender la muerte a los niños/as.

Compartir :