Trenta fuegos

cartel Trenta fuegos

Trenta fuegos

Título original: 
Trinta Lumes
País: 
España
Fecha de edición: 
2018
Duración: 
80 min - Gallego, inglés
Género: 
Ficción - Largometraje
Director: 
Diana Toucedo
Fotografia: 
Lara Vilanova
Música: 
Sergio Moure de Oteyza
Montaje: 
Ana Pfaff , Diana Toucedo con guión de Diana Toucedo
Producción: 
DianaToucedo Films, Televisión de Galicia, Lasoga Films
Estreno en España: 
2019 (febrero)
Público: 
Sinopsis: 

Alba tiene doce años y desea descubrir lo desconocido, lo misterioso y lo fascinante de la muerte. Con su mejor amigo Samuel entran en casas abandonadas, recorren pueblos destruidos y se adentran en el interior de unas montañas que esconden otro mundo paralelo. Un viaje que parte de la inocencia para descubrir el misterio de la lucha entre la vida y la muerte. 

El film acompaña a los habitantes de una aldea en la sierra de O Courel (Lugo) en sus rutinas diarias. El espectador se adentra en un mundo con fronteras difuminadas entre la realidad y la ficción, entre el mundo de los vivos y de los muertos, y la cámara la acompaña en su exploración del "otro lado".

Los treinta fuegos del título hacen referencia a los hogares que cuentan con niños en la pequeña aldea gallega donde, la cineasta Diana Toucedo, filmó la película a lo largo de cinco años; niños y niñas que conviven con la tradición y la cultura popular del lugar, en qué lo sobrenatural se funde con lo cotidiano.

El paso del tiempo y la muerte son dos de los pilares fundamentales de la película. En Trinta lumes el pasado, el presente y el futuro se trenzan y se solapan danto lugar a un espacio en el que los antepasados, las tradiciones o las herencias pueden adquirir vida en el aquí y el ahora. La muerte, en este documental no se considera un final, sino un momento de transformación.

El otro eje de la historia es la naturaleza, ya que esta va cambiando constantemente para dar sentido a esa idea del círculo vital. La película fue rodada a lo largo de las cuatro estaciones, empieza en otoño y va pasando por todas ellas hasta llegar al verano, con el objetivo de dar la sensación de que en el fondo todo cambia, pero que en realidad todo permanece.

Para su directora, gallega de raíces, Trinta lumes es un particular homenaje a esta comunidad matriarcal sobre la que se basa el mundo rural gallego, aunque esté en vías de extinción. A la cineasta le permite ofrecer una visión enraízada, pero al mismo tiempo desde un mundo cambiante como es el actual.

Compartir :