Vehículos fúnebres eléctricos

Los coches o vehículos fúnebres eléctricos, tanto para los servicios funerarios como para los de recogidas, van llegando en el mercado español. El primero de ellos procede de la apuesta de la empresa especializada Bergadana.

Los coches o vehículos fúnebres tradicionalmente se han montado sobre chasis con motores de gasolina o diésel de entre 155 CV hasta 180 CV. Algunos de los modelos cumplen con la normativa de bajas emisiones de CO2, pero no es lo habitual.

Existen modelos con motor térmico que emiten 114 g/km (se les estima un consumo de 4.0 l/100 km, en circuito interurbano), en comparación con los 150 g/km de otros modelos de la misma gama. Sin embargo, la mayor parte de los vehículos fúnebres que se comercializan habitualmente se montan con motores potentes que favorecen la contaminación atmosférica.

Las nuevas normativas relativas a la limitación de la circulación de vehículos en entornos urbanos cuando la contaminación del aire es alta, está impulsando la fabricación de coches fúnebres híbridos e incluso eléctricos.

Los coches fúnebres sobre chasis de vehículos híbridos y eléctricos avanzan tímidamente dado los precios elevados de estos vehículos (entre 85.000 euros (híbrido)  y 200.000 euros (en el caso de los modelos eléctricos de última generación con una autonomía de 150-200 km).

Actualmente, en el mercado español se comercializan vehículos eléctricos fúnebres tanto de servicio como de recogidas. En algunos casos hay modelos multifuncionales eléctricos preparados para llevar una o dos cajas y realizar a la vez ceremonias fúnebres y servicios de traslados

La primera limusina fúnebre eléctrica

El Leaf Funerario de Bergadana es uno de los vehículos eléctricos con mayor autonomía del mercado, con un diseño vanguardista adaptado a las últimas tendencias del sector.

A lo largo del 2020 aparecerá el primer vehículos de servicio fúnebre 100 % eléctrico tipo limusina. El vehículo ha sido diseñado y carrozado por Bergadana sobre un bastidor del modelo Leaf de Nissan, al que se le ha dado la denominación comercial de "Lumen".

Se ofrecerá en dos versiones de motorización, uno equipado con una batería de 4 0 Kw y una potencia de 150 CV con una autonomía en ciclo combinado de 189 km y sobre 389 km en ciclo urbano.

La segunda motorización equipado con una batería de 62 Kw y una potencia de 215 CV, la autonomía estimada podría llegar hasta los 272 km en ciclo combinado y los 369 km en ciclo urbano.

Es la primera vez que en España estarán disponibles vehículos fúnebres eléctricos y que sin duda abre una brecha para la existencia de este tipo de vehículos. Vehículos que en una parte de sus funciones se mueven por el entorno urbano y por tanto son vehículos alternativos que evitan la contaminación.

Un vehículo fúnebre eléctrico de servicio mixto

Carrozada a partir del nuevo furgón Vito Mercedes-Benz, el fúnebre Atys, va con motor eléctrico, esta preparado para llevar una o dos cajas y realizar a la vez ceremonias fúnebres o traslados. Este automóvil dispone de una autonomía media de 150Km.

De momento, el principal mercado de los vehículos eléctricos funerarios ha sido para el transporte interno de féretros en algunos grandes cementerios, y también en recintos funerarios donde los gestores quieren que haya el máximo de silencio. (1) (2).

Sin embargo, esta realidad está a punto de cambiar y de ahí que todos los fabricantes dispongan ya de vehículos con versión eléctrica para el servicio fúnebre convencional.

Señalamos el Atys de Bergadana, vehículo fúnebre carrozado sobre la furgoneta Mercedes-Benz Vito que es 100 % eléctrico. De sus características destacamos que cuenta con una autonomía de 122 km en ciclo combinado y 150 km en ciclo urbano. Este vehículo fúnebre debe su versatilidad gracias a estar equipado con una batería de 41,4 Kw que se recarga en seis horas.

Compartir :