Jamás moriremos

portada Jamás moriremos

Jamás moriremos

Título original
Life After Death: The Burden of Proof
Autor
Deepak Chopra
Editorial
Punto de Lectura
Fecha de publicación
2009
Idioma
Castellano
Impresión
Tapa blanda, 416 páginas
Público
Sinopsis

Jamás moriremos es una obra de Deepak Chopra en la que se atreve a afirmar de forma contundente que la muerte no es ningún final, sino una simple, y tal vez gozosa, transformación. No se basa en ninguna filosofía, aunque las hay que comparten esta visión, sino que lo afirma desde el conocimiento científico que permite actualmente, la física cuántica, la psicología y la neurociencia.

Deepak Chopra se le conoce por sus numerosos libros y algunos lo consideran un maestro espiritual, pero es ante todo un médico que ha sido capaz de construir una particular perspectiva holística sobre la realidad humana.

La muerte no es más que el proceso que nos permite verdaderamente expandir nuestra conciencia. Sólo, según el autor es en la muerte que alcanzaremos una verdadera comunión con el proceso natural de nuestro ser, que no es otro que el del Universo mismo.

¿Estamos atrapados en un cuerpo? ¿Somos criaturas limitadas? La respuesta según Deepak Chopra, uno de los científicos más luminosos de nuestro tiempo, es que no, que somos seres multidimensionales que llevamos nuestro futuro más allá de la vida por medio de cada pensamiento, palabra y acción. Existe un más allá donde la muerte no constituye la extinción de la vida sino su extensión.

Según Deepak Chopra la ciencia ha comprendido que los objetos materiales están formados por vibraciones invisibles, que son densas en el plano de nivel más bajo y más finas en un plano más alto.

Solamente nuestra capacidad para expandir nuestra conciencia en este mundo nos permite prepararnos para enfrentarnos con nuestro ser verdadero en el momento de la muerte, porque la muerte es la transformación en un nuevo estado de conciencia.

El mundo en que vivimos, nuestro universo, es solamente una particular frecuencia en que se expresa la conciencia. En el espacio tiempo coexisten simultáneamente distintos planos, o sea que muchos mundos pueden existir en el mismo lugar y pueden rodearnos realidades infinitas pero nosotros sólo captamos la frecuencia de una de ellas, la que podemos percibir. Los muertos no se van a ningún lado, permanecen aquí y en todas partes.

Compartir :